CRIMEN DE FERNANDO BÁEZ SOSA

Máximo Thomsen rompió el silencio y dijo que «nunca tuvo intención de matar»

“Jamás tuve intención de matar”, dijo al declarar Máximo Thomsen, principal señalado por el crimen de Fernando Báez Sosa, y pidió “disculpas” por lo que calificó como una pelea donde él “repartió patadas y piñas”.

Fuente: Noticias Argentinas
Maximo Thomsen 1

Thomsen primero hizo un exposición en la que contó que fue a Le Brique luego de haberse “mamado” en la playa con sus amigos, y que el boliche estaba muy lleno. Contó que estaban en la barra del lugar, y que hubo empujones.

”Escuchó por favor basta de empujar y cuando termino de escuchar eso alguien me choca de la espalda y me tira, era un amigo que tenía un chichón y le pregunto que le pasa, y de atrás lo levantan del cogote y le digo por favor bájalo, se metió seguridad y dijo sácalo a él también. Me empiezo a correr y preguntó por qué querían sacarme a mí, me cruzan el brazo y sentí una presión muy fuerte, me asuste y me llevé las manos para tratar de evitar que me asfixiara, escuché que decían llévenlo a la cocina que lo cagamos a palo”, recordó, tras lo cual que fue sacado del lugar.

“Yo quería entrar de nuevo, mi amigo me dice dejá no te preocupes. Veo a un amigo que estaba en una ronda con gente desconocida y salgo corriendo det´ras de él, y apenas me meto siento que me pegan una piña en la cara y reacciona tirando patadas nose a quien nose como, una patada, dos, jamás en la vida tuve intención de matar a nadie porque vengo escuchando todos los días que yo organicé, que soy líder. Era una persona contra muchos”, acotó.

La fiscalía cuestionó lo que Thomsen calificó como una “pelea” a lo que el imputado seguía insistiendo en ese término. “¿Dónde vio una pelea?”, le cuestionó el representante del Ministerio Público Fiscal.

”Reconoce a la persona que está caída”, le preguntó el fiscal al exponerle un video que se ve a Fernando Báez Sosa tirado en el piso: “Sé que es la víctima”, respondió Thomsen.

Así, el fiscal García le preguntó “¿qué hizo usted?”, y Máximo Thomsen dijo “pegué una patada o dos, no sé a quién le pegué”. Retrucó la fiscalía ¿le pegó patadas a esa persona tirada en el piso?”, a lo que el imputado cerró: “No sé”.

La fiscalía insistió con proyectarle varios videos y le pidió a Thomsen que se identifique el lugar en el que se ubicaba él, y qué describa la situación, esto es cuando le pegaron a Fernando Báez Sosa. Todo el tiempo, el rugbier aclaraba que sólo iba a responder preguntas sobre él y no lo que hiciera referencia sobre las demás personas imputadas.

“No tengo buenos recuerdos de ese momento, recuerdo que ví un poco de gente y uno de mis amigos yendo al lugar y fui a meterme porque había mucha gente”, insistió una y otra vez Thomsen.

Según contó, luego de lo que sucedió se fue porque no iba a quedarse a que lo agredan: “Llegué primero a la casa, me puse ropa cómoda porque tenía la camisa rota, me cambié y esperé, y cuando llegan los demás, empezaron a comentar de la pelea y a lo último llega otro de los chicos y dice que creo que termino mal, y yo le dije capaz te estas confundiendo con otra pelea, si fueron segundos. No sé quien me dice de ir a comer, y agarré con Lucas y fui a Mc Donalds, volví y me dormí”, resumió sobre aquella madrugada del 18 de enero del 2020.

“¿En algún video de las doce jornadas de juicio vio algún video en que le hayan pegado a usted?”, le insistió el fiscal Juan Manuel Dávila, a lo que Máximo Thomsen, escueto: “No lo advertí”.

Luego tomó la palabra el querellante Fernando Burlando y Thomsen rápido, reaccionó: “No me siento cómodo respondiendo preguntas a una persona que me insultó mientras estuve detenido, insultó a mi mamá y no me siento cómodo respondiéndole. A la parte no quiero responder”.

Tras haber hecho cuatro preguntas y Thomsen aclarar que no le iba a responder, la presidenta del Tribunal insistió al imputado sobre si quería o no seguir declarando: “No voy a responder”, cerró el interrogatorio.

La declaración sorpresiva de Thomsen tuvo lugar luego que su madre Rosalía Zárate testificara y a él le provocara llanto, a tal punto que sus abogados le alcanzaron pañuelos y los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense le sirvieron un vaso de agua. Él con sus manos una y otra vez limpiaba sus ojos lleno de lágrimas.

“Para mí fue una pelea, fue un abrir y cerrar de ojos”, concluyó Thomsen, tras lo cual recordó que fue detenido junto al grupo en la casa y que la policía les preguntó si se habían peleado esa noche en Le Brique.

Thomsen recordó que la policía al detenerlos les dijo que habían “matado a un pibe”: “Yo ahí empecé a vomitar, no lo creía”, concluyó el principal imputado del caso.

Seguir Leyendo :
Sociedad
Más Leídas
Menú