POLÍTICA

Con dudas sobre algunos dirigentes, Gerardo Morales llama a una cumbre de la UCR en Mar del Plata

Con el comienzo del año electoral, la Unión Cívica Radical (UCR) busca alinear su tropa. Al menos, con esa intención el titular del partido centenario a nivel nacional y gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, convocó a los máximos dirigentes a una cumbre de trabajo en Mar del Plata, el epicentro donde los principales políticos han comenzado su carrera frente a los comicios 2023.

Fuente: Noticias Argentinas
Actualidad
,
radicales

A la espera de las confirmaciones, la cita será el próximo lunes 9 a las 11 de la mañana en un hotel aunque sin ningún formato definido hasta el momento. Morales, que este sábado se mostró junto al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el diputado nacional Diego Santilli por “La Feliz”, contará con el apoyo del titular de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, para el armado del evento partidario.

Se espera por la llegada del presidente del bloque de la UCR de Diputados, Mario Negri. También dirá presente el líder de los radicales en el Senado, Luis Naidenoff, quien arribaría en compañía de su pareja, la legisladora Carolina Losada, vicepresidenta de la Cámara Baja. Por su parte, se anotará a la partida el senador Martín Lousteau, que acompañó a Morales en su recorrido con Larreta y Santilli.

Frizada la posibilidad de momento de que la UCR convoque a elecciones partidarias para llegar con un único candidato a las PASO, aún no está confirmada la participación de otros dirigentes de peso y competidores internos de Morales por sus aspiraciones nacionales. Se trata del gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés; el senador mendocino Alfredo Cornejo y Gastón Manes, presidente de la Convención Nacional.

La incógnita es si el diputado nacional Facundo Manes llegará a ser parte de la cumbre. Enemistado con varios de sus pares radicales, el neurocirujano es junto a Morales quien confirmó su candidatura presidencial hasta ahora. Sin embargo, no ha sido parte del último gran encuentro de la UCR llevado a cabo en Costa Salguero en octubre pasado por el 39° aniversario del regreso de la Democracia.

Aquel día se produjeron nuevas fricciones en las filas radicales por la presencia de Larreta y Santilli, aliado PRO de Morales. El mandatario jujeño quien esa jornada tuvo duras críticas sobre el desempeño del expresidente Mauricio Macri y el gobierno de Cambiemos (2015- 2019). Además, acercó más posiciones con Martín Lousteau, a quien respaldó abiertamente en su meta de ser el próximo jefe de gobierno de la Ciudad.

En cambio, dirigentes como Alfredo Cornejo se retiraron insatisfechos. El exgobernador de Mendoza está vinculado al ala PRO que comanda la presidenta del partido, Patricia Bullrich, rival interna de Rodríguez Larreta en el espacio amarillo. Además, Cornejo rechazó los reproches a Macri y descreditó los intentos de autonomía de una parte de la UCR dentro de la coalición opositora de Juntos por el Cambio (JxC).

La cumbre marplatense apunta a limar las asperezas a nivel nacional, pero también en el armado de listas en otros distritos provinciales, como Córdoba y Santa Fe. En paralelo, se estudiará la posibilidad de que la UCR asuma una posición pública frente al caso Marcelo D’Alessandro, denunciado por el Gobierno Nacional de “incumplimiento de los deberes de funcionario público, admisión de dádivas, ofrecimiento de dádivas y posible cohecho agravado de magistrados y/o tráfico de influencias agravado”.

El ministro de Seguridad porteño debió pedirse licencia tras una serie de supuestos chats y audios filtrados sobre un vínculo del funcionario con miembros de la Justicia y directivos de multimedios, además de un viaje a Lago Escondido, en la estancia del magnate británico Joe Lewis. Desde el PRO, el hecho fue denunciado como una operación de espionaje ilegal y documentación adulterada por parte el oficialismo.

El pedido de un grupo de radicales sobre el caso D’Alessandro
Frente al escándalo, un grupo de radicales le exigió una posición al partido. Entre ellos, el exsenador e histórico radical Mario Cimadevilla. «Mi partido tiene que pronunciarse sobre estos acontecimientos. Quienes participaron del viaje a Lago Escondido son los jueces que tenían que resolver cuestiones de ese grupo empresarial. El radicalismo no puede dejar de opinar sobre estos temas y mirar para otro lado», remarcó.

Cimadevilla planteó dudas sobre la unidad de Juntos por el Cambio. «No sé cómo va a terminar la alianza electoral de acá a fin de año porque tenemos muchas diferencias políticas y de comportamiento con quienes son nuestros socios electorales». A él, se sumaron miembros de la Convención Nacional de la UCR, el órgano encargado marcar el rumbo electoral del partido, que le pidieron respuestas a su presidente, Gastón Manes.

Con las firmas de los convencionales nacionales Raúl Borrás (h), Carlos Lahiteau, Liliana Denot, Liliana Cichelli y Juan F. Armagnague, marcaron: «Hemos asistido en las últimas semanas a una serie de revelaciones de naturaleza periodística, y de aún no comprobada veracidad, que exhiben a funcionarios y altos magistrados en conductas que, de ser ciertas, merecen el más claro repudio de cuanto ciudadano que, comprometido con la vigencia plena de nuestro sistema político, haya».

Seguir Leyendo :
Actualidad
Más Leídas
Menú