INDEPENDENCIA DE DONETSK Y LUGANSK

Biden denuncia una «invasión rusa» y Putin pide que Ucrania renuncie a la OTAN

El presidente de EEUU leyó un comunicado, tras la decisión de Rusia de reconocer la independencia de dos provincias separatistas . «Si va más allá con esta invasión, iremos más allá con las sanciones», dijo; mientras que para el Kremlin, una Ucrania «armada hasta los dientes» y «antirusa» es «inaceptable».

Fuente: Télam

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, denunció este martes «el comienzo de una invasión rusa de Ucrania» y anunció que Washington seguirá suministrando armas «defensivas» a Kiev, mientras que su par ruso, Vladimir Putin, consideró que la «mejor solución» para resolver la crisis sería que el Gobierno ucraniano renunciase a la OTAN y se «desmilitarice».

«Putin reconoció dos regiones de Ucrania como estados independientes. Esto es el comienzo de una invasión rusa», manifestó el mandatario estadounidense al reaccionar al anuncio realizado el lunes por el Kremlin sobre las dos provincias separatistas y rusoparlantes del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk, en conflicto con Kiev desde 2014.

«Si Rusia va más allá con esta invasión, iremos más allá con las sanciones», añadió el líder demócrata al leer un comunicado desde la Casa Blanca, sin aceptar preguntas de los periodistas.

En su mensaje, Biden dio a conocer «los primeros tramos» de sanciones contra dos grandes instituciones financieras rusas, la deuda soberana, las élites del país y sus familias, pero también anunció que Washington brindará mayor apoyo militar a Kiev y reforzará a sus aliados del Báltico.

“No tenemos intención de luchar contra Rusia. Sin embargo, queremos enviar un mensaje inequívoco: que Estados Unidos, junto con nuestros aliados, defenderá cada centímetro del territorio de la OTAN», subrayó el presidente, que calificó de «extremas» las demandas de Moscú en torno a la crisis en la exnación soviética.

Si bien Biden reiteró que Moscú tiene más de 150.000 soldados en la frontera con Ucrania y que cree que intentará «avanzar con un ataque masivo», se mostró abierto a solucionar el conflicto por la vía diplomática y evitar así el «peor de los escenarios».

Luego un alto funcionario de la Casa Blanca aseguró en una rueda de prensa que «ninguna institución financiera rusa está a salvo. Si esta invasión continúa, estamos listos para presionar un botón para tomar más medidas contra las instituciones financieras rusas más grandes, incluidas Sberbank y VTB, que en conjunto poseen casi 750.000 millones de dólares en activos o más de la mitad de los total en Rusia en su conjunto», dijo el funcionario.

Estados Unidos apuntó a los bancos rusos Vnesheconombank (VEB) y al Promsvyazbank Public Joint Stock Company (PSB), así como a 42 de sus filiales, confirmó el martes el Departamento del Tesoro en un comunicado.

El anuncio del mandatario estadounidense se da en medio de una escalada en la crisis en el este de Ucrania, donde este martes un soldado ucraniano murió y otros seis resultaron heridos en bombardeos separatistas rusoparlantes, según indicó el Ejército ucraniano.

Mientras, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, canceló porque “no tiene ningún sentido” la reunión que iba a tener el jueves con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y la vocera de la Casa Blanca afirmó que “no está en los planes” una cumbre Biden-Vladimir Putin.

A su turno, Blinken defendió su decisión de suspender su encuentro con Lavrov, aunque dejó en claro que sigue “comprometido con la diplomacia si Rusia está preparada para dar pasos demostrables que proporcionen a la comunidad internacional algún grado de confianza de que se toma en serio la desescalada y la búsqueda de una solución”.

En una conferencia que compartió con el canciller ucraniano, Dmitri Kuleba, Blinken estimó que no le ve “ningún sentido” a una conversación con Lavrov.

“La semana pasada acepté reunirme con el ministro de Asuntos Exteriores ruso el 24 de febrero para hablar de las respectivas preocupaciones de nuestros países sobre la seguridad europea, pero sólo si Rusia no invadía Ucrania. Ahora que vemos que la invasión está empezando y que Rusia ha dejado claro su rechazo total a la diplomacia, no tiene sentido seguir adelante con esa reunión en este momento», afirmó, según la agencia Sputnik.

El ucraniano Kuleba también se llevó la palabra del secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, quien le prometió “seguir trabajando” con Kiev “para intentar buscar una manera de evitar el conflicto».

Austin añadió que Putin «todavía puede elegir evitar una guerra total, trágica» en Ucrania.

La vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, en tanto, explicó que una cumbre Biden-Putin «ciertamente no está en los planes» en momentos de plena escalada de tensiones.

Y otro funcionario del Gobierno aclaró que Washington no descarta la posibilidad de aplicar sanciones contra Putin mismo, si la situación en Ucrania se agrava.

«Con respecto al presidente Putin, solamente voy a repetir lo que el presidente ha dicho: todas las opciones están sobre la mesa», dijo el funcionario, según la agencia Sputnik.

Putin reconoció el lunes la independencia de las dos regiones separatistas y ordenó horas después la entrada de las tropas rusas en esos territorios en el marco de una «misión de mantenimiento de la paz».

Esta decisión fue autorizada este martes por el Senado ruso y disparó aún más las altísimas tensiones con Occidente, que desde fines del año pasado teme una invasión a Ucrania ante la elevada presencia de tropas rusas en la frontera con ese país europeo.
El Kremlin, por su parte, rechazó en varias ocasiones estas acusaciones, denunció actividades hostiles de la OTAN cerca de su territorio y reclamó garantías para que no siga expandiéndose hacia sus fronteras.
Unas exigencias reiteradas este martes por el presidente ruso, quien consideró que la mejor decisión que puede tomar el Gobierno de Kiev para resolver la crisis es renunciar a su voluntad de integrar la Alianza Atlántica.

«La mejor solución (…) sería que las autoridades actualmente en el poder en Kiev rehúsen por sí mismas unirse a la OTAN y se mantengan neutrales», declaró en una breve conferencia de prensa trasmitida por la televisión rusa.

En la misma línea, pidió una «desmilitarización» de Ucrania, al alegar que recibe armas de sus aliados occidentales, y que reconozca la soberanía rusa sobre la península de Crimea, que Moscú se anexionó en 2014.

Para el jefe del Kremlin, una Ucrania «armada hasta los dientes» y «antirusa» es «inaceptable».

Sin embargo, el canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, anunció esta mañana que su país pidió a sus aliados occidentales que le suministren más armas para hacer frente a la amenaza de una invasión rusa.

Horas antes, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, admitió que se planteaba romper las relaciones diplomáticas con Rusia en respuesta al reconocimiento por parte de Moscú de las dos regiones separatistas del este del país, y llamó a consultas a su encargado de negocios en la capital rusa.

«He recibido una petición de la Cancillería al respecto y estoy estudiando la posibilidad de romper relaciones», dijo Zelenski, que acusó a Rusia de continuar su «agresión militar contra Ucrania» con este reconocimiento.

Moscú respondió que esta decisión «agravaría las cosas» y, poco después, estableció relaciones diplomáticas con Donetsk y Lugansk, a nivel de embajadas, y anunció la evacuación de su personal diplomático en Kiev para «proteger sus vidas».

El reconocimiento de las dos regiones separatistas por el Kremlin llevó, asimismo, a la Unión Europea (UE) a aprobar por unanimidad un primer «paquete de sanciones» contra Rusia, todos sus diputados y 276 personas y entidades que, según el bloque, ayudaron a “socavar o amenazar la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania».

También el Reino Unido anunció sanciones económicas contra cinco bancos y tres empresarios rusos, mientras que Alemania anunció que no avanzará con la certificación de Nord Stream 2, el gasoducto que iba a suministrar gas ruso a la principal potencia económica europea.

En tanto, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió este martes que Rusia seguía realizando preparativos militares para lanzar un ataque a «gran escala» contra Ucrania y anticipó que existe «un riesgo real» de un conflicto abierto.

«Vemos que más y más fuerzas se están moviendo fuera de los campamentos y están en formación de combate y listas para atacar», declaró Stoltenberg, según la agencia de noticias AFP.

No obstante, consideró que «aún es posible» que Moscú «cambie de orientación» e interrumpa su «acumulación de fuerzas militares», al hablar ante la prensa en Bruselas, tras una sesión extraordinaria del Consejo OTAN-Ucrania, que reúne a los aliados de Kiev.

COMPARTIR:
Biden denuncia una «invasión rusa» y Putin pide que Ucrania renuncie a la OTAN
Vladimir Putin ordenó el despliegue de tropas en las repúblicas separatistas
Conflicto de Rusia y Ucrania: lo último que pasó
Seguir Leyendo :
Mundo
Más Leídas
Menú