ARMAS A BOLIVIA

Acusan a la gestión de Macri de tener responsabilidad en la muerte de un periodista en Bolivia

El secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla acusó al gobierno del expresidente de tener «responsabilidad» en la muerte de Sebastián Moro, al haber «colaborado» con la administración de facto de Jeanine Áñez y el envío de armas para la represión.

Fuente: Télam

El secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla acusó al gobierno del expresidente Mauricio Macri de tener «responsabilidad» en la muerte del periodista Sebastián Moro, presuntamente asesinado en Bolivia, al haber «colaborado» con la administración de facto de Jeanine Áñez y «favorecido el golpe contra un gobierno democrático y hermano», en referencia a Evo Morales.

«Si hoy Sebastián (Moro) no está con nosotros y hubo una colaboración del gobierno de Mauricio Macri en ese gobierno militar, hay también responsabilidad de Macri por la muerte de Sebastián y de cada ciudadano que perdió la vida en esos meses», señaló Pietragalla en un homenaje realizado esta tarde en el salón Eva Perón del Senado.

Organizada como charla debate en el Día del Periodista, la convocatoria reiteró la exigencia de que la Justicia boliviana investigue la muerte en circunstancias sospechosas del periodista argentino, quien falleció el 16 de diciembre de 2019 en La Paz a la semana de haber sido encontrado semi-inconsciente y con marcas de una golpiza.

Por entonces, en los primeros días posteriores al golpe, Moro escribía para Página 12 y trabajaba en Prensa Rural y Radio Comunidad, la revista semanal y la emisora de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

Junto a Pietragalla, en el homenaje estuvieron las hermanas del periodista, Penélope y Melody Moro; el embajador de Bolivia en la Argentina, Ramiro Tapia; la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti (Frente de Todos-Mendoza); su par de Jujuy Guillermo Snopek (FdT) y los diputados Hugo Yasky y Leila Chaher, también del oficialismo.

«Quiero repudiar el rol del gobierno nacional de Mauricio Macri por haber colaborado con esa dictadura militar (por la gestión de la expresidenta de facto Áñez). Ese gobierno favoreció y apoyó el golpe de estado a un gobierno democrático y hermano como el del presidente Evo Morales», apuntó Pietragalla en su intervención.

Y repudió la «colaboración del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quien, sin duda, en los meses anteriores al golpe (del 10 de noviembre de 2019) habilitó los aeropuertos para que se hagan vuelos internos de Jujuy a Bolivia», puntualizó.

«Exigimos a la Justicia argentina que dé respuesta de lo que pasó en Jujuy y sobre las armas que llegaron en los días previos al golpe a Bolivia», reclamó por otro lado el secretario de Derechos Humanos.

Se refería al anuncio que realizó el lunes el embajador argentino en La Paz, Ariel Basteiro, cuando informó que el actual gobierno de Bolivia había descubierto 40.000 municiones en poder de la Fuerza Aérea boliviana que habían llegado desde Argentina a través del contrabando.

Además, Pietragalla consideró que «un apoyo como el que se dio en esos años al golpe militar tiene que ser repudiado» y exhortó a «no mirar para otro lado» frente al reclamo de que la Justicia argentina investigue «el rol del gobernador jujeño Gerardo Morales, que no fue pasivo», indicó.

Finalmente, el funcionario agregó que «cuando llegan estos sujetos que vienen a saquear el Estado, a esos periodistas como Sebastián hay que agradecerles y felicitarlos porque no ocultaron lo que pasó en Bolivia».

Las acusaciones contra el gobierno de Macri se repitieron en la mayoría de los oradores que se hicieron presentes en el Salón Eva Perón del Senado.

Por ejemplo, el embajador de Bolivia, Ramiro Tapia, cuestionó que Macri no haya habilitado el espacio aéreo argentino para el paso del avión que llevaba a Morales al exilio, «como si fuera el dueño del cielo».

En cambio, reprochó el diplomático, «el gobierno del presidente Macri tuvo la desfachatez de usar un avión Hércules para llevar armamento bélico a Bolivia para que se enfrenten entre hermanos».

El embajador también responsabilizó a la exministra de Seguridad de Cambiemos, Patricia Bullrich, a quien criticó por «negar lo que había pasado» con el envío de municiones y pertrechos represivos en un avión Hércules desde la Argentina.

«El gobierno de la Argentina (por la gestión de Cambiemos) nunca tuvo la moral para admitir que ellos llevaron armamento bélico. Ni olvido ni perdón. Justicia para los malos gobernantes que nos enfrentaron entre hermanos», enfatizó Tapia.

Por su parte, Penélope Moro, hermana de Sebastián, recordó su trayectoria y destacó que «su vida no fue un desperdicio», aunque luego advirtió que tuvo que «perder a un hermano para traer este reclamo» al Senado de la Nación.

«Desde que Sebastián no está, no solo por la gestión criminal del asesino Mauricio Macri, se terminó la cobertura (periodística) de los juicios de lesa humanidad. Aunque hoy tenemos una democracia plena, esas coberturas no fueron retomadas», reprochó.

Antes de establecerse en Bolivia, Sebastián Moro cubría para Radio Nacional las audiencias de los juicios de lesa humanidad que se realizaban en Mendoza, su provincia de origen.

La otra hermana de Moro, Melody, exigió «verdad y justicia» y describió a su hermano como «la primera víctima fatal del golpe de Estado que se hizo en Bolivia en complicidad con el gobierno argentino comandado por Mauricio Macri».

«Ni olvido, ni perdón. Exigimos verdad y justicia», insistió.

Por último, Fernández Sagasti exhortó a los presentes a enfrentar la sobreinformación «que no permite sentarse a reflexionar» -según advirtió- con una «actitud crítica» ante los medios, y en ese sentido valoró el ejemplo de la figura de Moro, al plantear que «se necesitan más Sebastián».

«En el Día del Periodista, Sebastián era un militante de la verdad, del criterio y la reflexión», subrayó, para luego recordar que el gobierno de Cambiemos tiene cuatro imputados en la causa «por llevar armas con un avión Hércules a Bolivia», en alusión a Bullrich, el exjefe de gabinete Marcos Peña, el excanciller Jorge Faurie y el propio Macri.

«Eso hay que decirlo en cada lugar donde estemos. No es lo mismo un Gobierno que defiende la democracia que otro que ayuda a la matanza, al sacrificio de un pueblo que durante siglos luchó por tener gobernantes que se parecieran a su pueblo. No toleraron eso y, de propios hermanos, como el gobierno de la Argentina, colaboraron con la matanza, entre otros, de nuestro Seba», acusó la senadora por Mendoza.

En Bolivia, la causa judicial que investiga las circunstancias por las cuales Sebastián Moro resultó muerto está caratulada con el delito de homicidio y tramita en el Juzgado 10° de Instrucción Cautelar en lo Penal de La Paz.

Seguir Leyendo :
Actualidad
Más Leídas
Menú